Vuelven.

Han pasado los años pero hay cosas que por desgracia no cambian, a pesar de que los años sí son muy diferentes.

Ellos vuelven a una de sus etapas de enfado y yo vuelvo a tener seis años.

Vuelvo a sentirme mal porque no se hablan, estoy incómoda si coincido con ellos juntos en la misma estancia de la casa, vuelvo a no saber de qué hablar con cada uno porque está el otro delante y no quiero que se moleste por si digo algo que no debe saber el otro.

Ellos vuelven a negarse a compartir tiempo juntos y vuelven a tirar más de mí que cuando se llevan bien.

Vuelven a decirme de hacer planes conmigo pero por separado y yo vuelvo, vuelvo a sentir que me toca repartirme el tiempo con ellos, vuelvo a desear tener un hermano que me ayude a repartirme porque no me puedo duplicar, vuelvo a decir que sí al que me propone algo antes y a decir que no puedo al que me propone algo después porque ya he quedado.

Recuerdo que cuando discutían, los primeros días sin hablarse no estaba tan mal, mucha más atención para mí, más mimos, más planes chulis, más capichos pero eso me duraba tres días…

Ellos vuelven, vuelven a arrastrarme con ellos y yo siento que vuelvo a “tener que elegir” cuando nadie tendría que elegir entre uno de sus padres…

Y vuelvo a desear tener menos atención y que podamos volver a compartir momentos los tres.

Hay muchos tipos de familia pero cuando se trata de una tan pequeña como la mía, estás situaciones afectan a todos, si comparto esto no es por dar lástima, ni mucho menos, es porque sé que muchos de los que os pasáis por aquí tenéis niños, se que hay momentos de pareja difíciles y que no se puede aceptar todo, pero tener cuidado con esos pequeños que acaban siendo de alguna forma daños colaterales de una discusión.

Por favor, pase lo que pasé hablarlo, a pesar de todo y por pocas ganas que tengas de hablar y si no es por vosotros, que sea por ese pequeño, porque esto no genera un trauma pero aprendes a que lo que tienes que hacer cuando hay un problema es enfadarte y no hablar a esa persona ¿Os hacéis una idea de la gente que no está en mi vida por esto?

No pretendo buscar culpables, todos somos humanos que hacemos lo que podemos, lo mejor posible, esto lo comparto con vosotros para recordar que esos peques aprenden copiando a sus padres y ese aprendizaje se queda en su forma de ser.

No es algo irremediable, yo con 29 años he aprendido hace unos dos años o así a que esa conducta aprendida no tiene por qué ser así, se puede modificar a: problema, te puedes enfadar y posponer la conversación si en ese momento no puedes, pero tampoco hay que tardar mucho en hablarlo para que no enquiste. Contra antes lo hables, antes se aclara la situación y para bien o para mal, ya sabes a que atenerte y eso es estupendo porque yo odio la incertidumbre.

No os mentiré como es un hábito bien adquirido, aún me dan ganas de no hablar a esa persona, luego recuerdo lo que me estoy perdiendo y lo hago.

Esta entrada va con el único propósito de ayudar y bajo ningún concepto de hacer una mínima crítica, ni reproche, ni nada parecido. Si en algún momento he ofendido a alguien, espero que me perdonéis, pero me ha parecido necesario compartir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s