Rumbo.

Puedes llevar muchos años echándole ganas, paciencia, sudor y alguna que otra lágrima para seguir un rumbo determinado que te llevará a tu destino soñado. De repente sin motivo alguno empiezas a cansarte, desilusionarte y la idea de conseguir tu … Sigue leyendo

Para ti.

niño-de-ojos-expresivos

Hay tantas pero tantas cosas que quiero para ti: que seas feliz, que seas buena persona, que tengas valores, principios e ideales, que tengas tal tenacidad que no dudes ni un segundo de que cumplir tus sueños es una mera cuestión de tiempo.

Que seas libre para decidir qué hacer con tu vida, con quién compartirla y cómo vivirla.

Pero hay algo que creo que simplemente no soportaría, lo siento pero la simple idea me repele, no podría verte y ver un recipiente.

No quiero que seas una persona vacía de ética, ilusión, sueños, ni aspiraciones. No pretendo que seas alguien que sólo compita por el disfrute de ganar, creo que esa no es la manera de ser feliz.

Pero no podría mirarte y ver un cuerpo inerte sin ganas de vivir, que se limita a ser una oveja más de rebaño sin plantearse nada más en la vida, que ir al compás de esta sociedad.

Pelo.

large76

No se a cuento de qué me ha venido ahora el recuerdo de que hace unos años detestaba horrores mi pelo, me pasaba horas echándome productos y luego con las planchas para intentar alisar mi pelo, nunca lo conseguía.

El eslogan de: “hago lo que quiero con mi pelo”, siempre me frustraba porque podía ir a la peluquería para que me alisaran el pelo entre dos peluqueros que en cuatro horas mi pelo ya estaba encrespado y ondulado.

Eso pasó el día que me gradué en bachiller, me perdí el principio de la ceremonia porque en la peluquería iban con retraso y no esperaban que iban a tardar tanto sólo en alisar.

Ese día mientras volvía a casa con mis compañeros, estaba entretenida en intentar estirar mi pelo con las manos hasta que me cansé al ver que no daba ningún resultado.

Me cansé y decidí dejar que mi pelo hiciera lo que quisiera y ¿sabéis qué? Fue una preocupación menos y empecé a ser más feliz.