Quieres.

– “¿Qué quieres? Dime de una vez qué es lo que realmente quieres.”- _ “Quiero estar contigo.”_ -“No entiendes la diferencia y ese es el problema que tenemos; quieres querer estar conmigo pero en realidad no se qué es lo … Sigue leyendo

No quieres evocar.

8-16

Hay pocas cosas de las que estoy completa e irremediablemente segura, una de ellas es que en esta vida nada es para siempre.

Todo se acaba antes o después por un motivo u otro, nosotros tendremos nuestro final en nuestro momento, los sentimientos pueden evaporarse, por más lealtad y por más que tu quieras hasta el amor desaparecerá.

Puedes sentir un amor intenso y puro por alguien que si de esa persona recibes frialdad, malos modos, contestaciones fuera de tono, no te cuida, no te demuestra ni que te quiere, ni que le importas, ni que está ahí para ti… esa persona irá perdiendo esa distinción especial que ha tenido hasta entonces para ti y el amor que sientes se convertirá en un lejano recuerdo, que no quieres evocar.

Soledad.

large-15

Me gusta disfrutar de la soledad cuando me apetece pero en ocasiones, por suerte no es muy frecuente, no puedo librarme de ella y se convierte en una mala compañía que me encantaría hacerla desaparecer.

De esos pocos momentos, creo que el peor con diferencia es sentirme sola cuando estoy con gente.

Es desolador, estar con alguien quien te tendría que reconfortar con su simple compañía y sin embargo, lo único que hace su presencia es vaciarte.

Nunca.

 

sesion-fotos-ancianos-wanda-joe-63-aniversario-boda-shalyn-nelson-11-1

Nunca tuvimos una escapada romántica, así que no digamos unas vacaciones de verdad.

Nos sobraban las ganas pero toda nuestra energía estaba invertida en nuestros absorbentes y odiosos trabajos. Trabajos que no nos aportaba ni mucho dinero, ni ninguna alegría.

Nunca pude darte ningún capricho a pesar de que me hubiera encantado cubrirte de ellos.

Nunca me parecían suficientes los detalles que tenía contigo, cualquier cosa que te iluminará la cara de esa forma me parecía poco.

Nunca me cansé de mirarte, da igual que estuvieras durmiendo o sonriendo, simplemente no había nada tan bonito en mi vida como tú.

Nunca pude ofrecerte la vida que me hubiera gustado compartir contigo.

Pero ¿Sabes qué? 

Nunca me he arrepentido de cada segundo que he vivido contigo porque he sido infinitamente feliz y eso es algo que no se puede comprar con dinero, ese que tanto nos faltó.